Publicado el Deja un comentario

Pequeños Macarons que darán grandes cenas

macarons

Siempre coloridos y de sabor dulce, los macarons gustan a toda la familia.

En Navidad nuestras mesas se llenan de sabores y colores, las compartimos con los que más queremos y siempre pretendemos ofrecerles lo mejor y existe un bocado dulce y colorido que hace siempre la delicia de aquellos que lo saborean… ¡los macarons!

Cuando hablamos sobre estos pequeños placeres de color, nos transportamos a la maravillosa ciudad de  París y aunque en realidad fueron creados en el siglo VIII en Italia, tras lo cuál, la receta fue llevada a Francia por Catalina de Medicis tras casarse con el Duque de Orleans.

En estas fechas, reunirnos con nuestros familiares y amigos se consigue siempre alrededor de una buena cena llena de platos preparados con toda la ilusión y cariño, tanto es así que se refleja en ellos y en su sabor.

Pero, aunque estemos llenos de comer, nadie puede resistirse a un buen plato pero aún menos a unos deliciosos y coloridos macarons que llenarán de dulzura nuestras casas.

¿Quieres conocer cómo prepararlos?

INGREDIENTES PRINCIPALES

  • 1 cucharada de merengue en polvo
  • 150 g. de azúcar
  • 150 g. de almendras molidas tamizadas o harina de almendras
  • 200 g. de azúcar glas
  • 3 claras de huevo a temperatura ambiente
  • Colorante en pasta naranja, amarillo, verde, rosa (colores que quieras)
  • Mermelada Campo y Tierra del Jerte (los sabores que más te gusten)
  • Gotas de agua de naranja (opcional)

PREPARACIÓN

Comenzamos tamizando la harina al menos dos veces para que ésta quede lo más fina posible y no nos haga grumos en la masa. Tamizamos también el azúcar glas y lo mezclamos junto con la harina y reservamos.

Mientras tanto, en un bol o robot de cocina batimos las claras de huevo junto al merengue en polvo y mientras se baten les vamos añadiendo el azúcar normal hasta llevarlas a punto de nieve. Le incorporamos las gotas de agua de naranja si lo hemos elegido hacer así.
Cuando estén a punto de montarse las claras le añadiremos el colorante en gel, la cantidad dependerá del tono que queramos conseguir, tened en cuenta que el color siempre bajará un poquito al hornear.

Dejaremos de batir hasta que veamos que las claras tienen un aspecto brillante y forman el típico “pico de pato”.

Incorporamos las claras a la mezcla de azúcar y almendra. Con una lengua de gato o lengua de silicona comenzamos a mezclar todo con movimientos suaves y envolventes. Una vez mezclado todo lo anterior, pasamos ésta a una manga pastelera y sobre una bandeja de horno con un papel de horno siliconado previamente colocado, comenzamos a hacer los típicos círculos de 3-4 cm de diámetro, tan característicos de los macarons.

macarons

Colocamos sobre la encimera la bandeja y le damos pequeños golpes para que la masa desprenda las pequeñas burbujas de oxigeno que pueda tener. Dejamos que los macarons reposen entre 10 y 30 minutos o hasta que al tocarlos no nos manchen y den la sensación que estén secos.

Horneamos a 140 °C durante 12-15 minutos o hasta que al tocarlos no se muevan.
Sacamos del horno y dejamos enfriar a temperatura ambiente.

Para montar cada macaron puse un poco de mermelada (la que más nos guste) en el centro de cada uno y rellené en torno a la mermelada con una buttercream.

Para darle un toque especial para estos días, si queréis podéis pintar los macarons por encima con un poco de purpurina comestible o dar unas pinceladas con pintura metálica comestible y os quedarán DELICIOSAMENTE IRRESISTIBLES!!!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.